Cómo cuidar tus rosales y conseguir que sean envidiables

Los rosales son plantas muy decorativas, ya sean en un macizo en el jardín o en una maceta. Sus formas, colores y aromas proporcionan una personalidad única a cualquier jardín, patio o terraza. El sencillo ritual diario de cuidar los rosales y verlos crecer maravillosamente proporciona alegría y felicidad. Por ello, el tiempo que dediques a su cuidado merecerá la pena cuando observes cómo se despliega una nueva hoja, como se abre una nueva flor. Si es tu planta más querida, ¡dale mucho amor!

Cómo cuidar tus rosales

Para que tus rosales crezcan con vida y den rosas bonitas, destacamos dos factores importantes: la poda y el fertilizante.

Si el rosal es joven, lo mejor es que no lo podes al principio. Pero si no lo es, ten en cuenta el calendario de poda.

¿A tus rosales les falta vida? ¿Quieres verlos llenos de flores durante el mayor tiempo posible? Todo depende del cuidado adecuado, un buen sustrato, un riego correcto, el fertilizante que utilices y una buena poda. A continuación, te contamos todas las claves para tener un rosal esplendoroso.

Una poda adecuada

  • Poda en febrero-marzo: Es el clásico mes de poda, a finales del invierno. Según tu zona climática y de cuándo vaya terminando el frío, haz la poda más pronto o más tarde. Los tallos cortados no deben exponerse a una helada para evitar los hongos. Puedes prevenirlos aplicando una pasta cicatrizante tras la poda.
  • Poda a finales de verano: Excepto si tu rosal florece en otoño, te recomendamos hacer otra poda entre septiembre y octubre para sanear las partes de tu rosal que ya hayan florecido. Si se trata de un rosal que solo florece una vez al año, recorta las ramas que hayan producido flores cortando dos tercios de su longitud.

También es importante podar los rosales según tipos y variedades. Toma nota de estos consejos, que te ayudarán a mantener tus rosales sanos y bonitos.

Rosal mini: Mantener 5-7 ramas principales, procurando que sean las más jóvenes.

Rosal viejo: Eliminar las ramas muertas. Y aquellas que hayan florecido

Rosal arbustivo: Esperar 2-4 años antes de la primera poda. Deja las ramas interiores y poda la mitad más fuerte de las exteriores.

Rosal trepador: Eliminar solo las ramas muertas o enfermas, así como las plantas laterales en torno a 15 cm, para favorecer el crecimiento.

Usa un fertilizante para rosales

El abono para rosales se usa en su época de mayor crecimiento, que generalmente es el verano.  De esta manera aportas a la planta los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo, al tiempo que favorece la floración. Puedes utilizar el abono de Compo especial rosales, rico en nitrógeno, magnesio, fósforo y minerales especialmente necesarios para los rosales.

Rosales de colores rojo, amarillo, etc.

Jardinarium logo

CENTROS DE JARDINERÍA Y DECORACIÓN

Jardinarium _ CCS de Jardineria S.L.

C, Camí de Can Calders, 8, 2º 1ª, 08173

Sant Cugat del Vallès, Barcelona

Teléfono: 932 54 01 67

Ir al contenido