¡Cultiva tus propios tomates!

¿Eres un apasionado de los tomates? ¿Te encanta prepararte una buena ensalada con tomates frescos y sabrosos?  ¿Crees que los tomates son ideales como guarnición de cualquier plato?  Tu eres de los nuestros. Los fans del tomate, los que no nos conformamos con cualquier tomate. Buscamos el tomate que más nos gusta, probamos nuevas variedades y, por encima de todo, no renunciamos al sabor, al sabor a tomate de verdad. Apreciamos el tomate en su punto justo de maduración, con la textura adecuada, el delicioso aroma y su extraordinario sabor… ¡Solo de pensarlo se nos hace la boca agua! Las utilidades del tomate en la cocina son infinitas, tanto para comer crudo como cocinado.

Ningún tomate puede compararse a los que cultivamos nosotros mismo, en casa, en nuestro huerto, en nuestras macetas… porque no necesitas grandes espacios para cultivar tomates.  Lo que si necesitas es un lugar soleado y un riego abundante.

Elige tu variedad preferida

Lo ideal es que elijas variedades autóctonas ya que se adaptarán mejor a la zona, pero si te gustan otras variedades, no renuncies a ellas. No todos los tomates son iguales, existen una gran cantidad de variedades para que elijas las que más te gusten.

Aquí te describimos algunas de las que más nos gustan a nosotros:

Tomate Corazón de buey: Variedad de tomate muy vigorosa y productiva. Fruto en forma de corazón y con costillas marcadas. Es de color rojo vivo y muy sabroso.

Tomate Montserrat: Planta alta y vigorosa. Produce frutos con costillas marcadas, gruesos y huecos por dentro. Tiene un excelente sabor y es muy apreciado por rellenar.

Tomate Raf: Tomates de forma irregular, de color rojo intenso con tonos marrones. Conocido también como tomate «pata negra» por su excelente sabor.

Tomate de colgar: Tomate rosa con márgenes amarillentos muy productivo y sabroso. Conocido como Tomate de colgar, es ideal para guardar durante el invierno y untar para el pan con tomate.

Tomate Cherry: Pequeños tomates de distintas variedades y colores. De muy buen gusto. Ideales para ensaladas y decoración de platos.

Colección Vintage: Es una colección con variedades de tomates tradicionales con distintos orígenes. Por ejemplo, del Tomate Rosa de Barbastro o el Feo de Tudela.

Siembra tomates con semillas

La mejor época para sembrar tomates es en primavera. Si lo haces antes, te aconsejamos que lo hagas en semilleros en el interior. Rellena el semillero con 2 partes de sustrato universal, 1 parte de humus de lombriz y 1 parte de perlita, que ayuda a estructurar y enriquecer la tierra. Haz pequeños agujeros en el sustrato y pon 2 o 3 semillas en cada agujero, a 1-2 cm de profundidad. A continuación, pulveriza la tierra con agua. Los semilleros deben tener humedad constante para que las semillas germinen. Desde el momento de la siembra, suelen tardar entre 7 y 10 días.

Planta tomates a partir de Plantel

Si quieres ahorrarte el paso de los semilleros, puedes adquirir directamente el plantel de tomates. Tanto si obtienes las plantas a partir de semillas como si las compras directamente, deberás trasplantarlas a macetas, jardineras o mesas de cultivo.  Esto debe hacerse cuando la planta alcanza los 10-15 cm de altura y tiene 4 o 5 hojas.

Ten cuidado al separarlas del semillero o del contenedor, humedece la tierra para que salgan más fácilmente. Intenta no dañar las raíces. Trasplanta las matas a sus macetas definitivas. Utiliza un buen sustrato que aporte los nutrientes necesarios para el buen desarrollo de la planta. Importantísimo a la hora de plantar tus tomateras, enriquecer el sustrato con Humus de Lombriz, que estructura y airea la tierra. La proporción ideal es mezclar un 60% de tierra universal y un 30% de Humus de lombriz. Nosotros te aconsejamos el de Batlle, que es 100% natural. Otro producto imprescindible para asegurar el éxito de tus tomateras es la Tierra de Diatomeas de Batlle, que tiene un doble efecto, protector y fertilizador. Este producto lo puedes mezclar con la tierra o espolvoreado tras la plantación, pero asegurándote de que llegue a las raíces.

Si plantas las matas en jardineras, procura dejar un espacio mínimo de 15 cm entre ellas y entierra bien el tallo y las raíces, así tu tomatera estará más protegida y la planta crecerá más fuerte.

Riega tu tomatera

Las tomateras precisan un riego profundo, regular y abundante. El sustrato debe estar siempre húmedo. En primavera deberás regarla cada 2 o 3 días. En verano la frecuencia debe incrementarse con un riego a diario.

Recuerda que las tomateras necesitan una exposición soleada. Si pueden ser más de 8 horas de sol mucho mejor.  Pero al regar, ten cuidado, no riegues en las horas de más sol ya que podrías producir quemaduras en las hojas.

Cuidados específicos de las tomateras

A medida que las tomateras van creciendo, debemos poner tutores que aguanten las ramas y ayuden a soportar el peso de los frutos. El entutoramiento consiste en clavar unos palos de madera o plástico para atar las ramas verticalmente con cordel o hilo de algodón. De esta manera vas guiando la planta y le proporcionas el apoyo necesario para crecer y desarrollar los futuros tomates. También existen en el mercado estructuras ya preparadas para entutorar tomateras.

Cuando la planta va creciendo, van apareciendo pequeñas ramas secundarias que no llegarán a desarrollar frutos de calidad. Son los chupones. Estos chupones deben eliminarse mediante la técnica del pinzamiento, es decir, cortándolos con los dedos, para favorecer el crecimiento de las ramas principales, que son las que nos proporcionarán los mejores frutos.

Abonar la tomatera

Cuando la tomatera empiece a florecer, es conveniente aportar un fertilizante natural que la ayude en su crecimiento. Normalmente, en primavera y verano será la época de floración y fructificación, que puede ocurrir simultáneamente. Te aconsejamos utilizar un abono natural y ecológico específico para huerto. De esta manera, te aseguras de poder consumir un producto sano y natural.

A disfrutar de tu propia cosecha

Aproximadamente tres meses después de la siembra ya podrás recoger los primeros frutos y, con un poco de suerte, podrás cosechar toda la primavera y el verano, dependiendo de la zona y la climatología.

Recuerda que los tomates son un excelente antioxidante, contienen muchas vitaminas (A, C y E), ácido fólico, hierro y potasio. Los tomates tienen pocas calorías y son muy saludables.

Ya ves, cultivar tomates en casa es muy, muy recomendable y podrás hacer miles de recetas sabrosas y saludables. ¡Anímate a tener tu propio huerto de tomates!

Jardinarium logo

CENTROS DE JARDINERÍA Y DECORACIÓN

Jardinarium _ CCS de Jardineria S.L.

C, Camí de Can Calders, 8, 2º 1ª, 08173

Sant Cugat del Vallès, Barcelona

Teléfono: 932 54 01 67

Ir al contenido